Volver Volver Volver Perfil Noticias y eventos

Juan Latino: de esclavo a catedrático

 Comprar Ruta
Horario

Jueves: 16:00 a 18:30

Tarifas
  • - Desde 17€
Normas de la visita

La duración de la visita será de 2 horas y 40 minutos


El punto de encuentro será la Plaza de Santa Ana, delante de la iglesia.

Sobre Juan Latino: de esclavo a catedrático

Hablar de Juan Latino es hablar de una vida extraordinaria en un tiempo crucial para la Edad Moderna, con unas connotaciones tan especiales y sorprendentes como fue el negocio de esclavos en la Granada del siglo XVI. Hablar de Juan Latino es hablar de la desconocida historia de la esclavitud en España.

Los negros africanos estuvieron muy presentes ya en la Granada nazarí. Eran esclavos de la nobleza y realeza hispanomusulmana que, en 1492, a consecuencia de la Toma de Granada por los Reyes Católicos, fueron manumitidos. Sin embargo, la esclavitud continuó viva en Granada, como parte del entramado socio-económico, hasta la abolición de la esclavitud en España en 1880.

La toponimia de las calles y barrios de la ciudad nos recuerdan la arraigada presencia histórica de africanos en la vida cotidiana: la Placeta de los Negros o el Barranco de los Negros, en el pintoresco barrio del Sacromonte, son buen ejemplo de ello.

El nombre y la vida de Juan Latino son totalmente desconocidos para la mayoría de los granadinos, a pesar de la enorme trascendencia que tuvo durante el periodo del Humanismo renacentista español. Su extraordinario testimonio de vida y su obra literaria en latín no deja indiferente a nadie. Fue amigo del duque de Sessa y de don Juan de Austria. Grandes maestros como Miguel de Cervantes o Lope de Vega elogiaron su obra.

La nuestra es la historia de un esclavo andaluz, esclavo personal del nieto del Gran Capitán; don Gonzalo Fernández de Córdoba. Fue criado en Córdoba, entre Baena y Cabra, que se asentó en su juventud en Granada y en ella se casó y vivió hasta su muerte. Fue enterrado en la iglesia de Santa Ana, su parroquia junto a su familia. Sus 78 años de vida (1518-1596), nos permiten hacer, guiados por las huellas de su vida que aún permanecen en Granada, un recorrido histórico por el siglo más crucial y los lugares más emblemáticos de la historia de Granada y de España.

Alcanzó la cátedra de latín de la Universidad de Granada de manos del arzobispo Pedro Guerrero en 1556 y permaneció en la docencia activa hasta 1586.

La calidad de su retórica, la contundencia de su dialéctica, su avanzada pedagogía y la coherencia de sus argumentos le llevaron a ser uno los más admirados poetas y escritores en latín del Humanismo.